Sufrimiento ∞ Dolor

Dicen que el sufrimiento es psicológico y el dolor es físico, tanto el sufrimiento como el dolor es universal, todos lo sentimos…Sin embargo, es una experiencia muy personal.

Todos estamos cansados de escuchar miles de veces que cuando aprendemos a cambiar en nuestra vida los pensamientos negativos y dejamos de lado todos los problemas innecesarios, la vida se vuelve más sencilla, todo es mas fácil, no lo voy a negar, ya que en muchas ocasiones así es, pero hay otras que por muy optimista que seas…

Que pasa por tú mente cuando por un incidente fortuito nos toca vivir una situación que es capaz de cambiarte la percepción que tenemos de nosotros mismos, que los primeros días te esfuerzas en ocultar el problema, en no darle la importancia que realmente tiene, pero al final no te queda mas remedio que realizarte pruebas diagnosticas como por ejemplo, Radiografías,y más y más radigrafías, una Resonancia Magnética, Electromiografía y los resultados te dicen que tienes una Extrusión discal, pero tu sigues con tú vida de lo más normal porque el dolor no se ha manifestado en toda su magnitud, respecto al tipo de tratamiento que se plantea, por el momento una estrategia conservadora de medicamentos más usuales, mientras tanto pasan los días y el dolor aumenta, pero yo sigo con mi vida, hasta que un día intentas levantarte y tú cuerpo no responde como respondía el día anterior, ahí en ese justo instante es cuando te das cuenta y empiezas a reconocer y aceptar tus limitaciones, tus miedos, tus angustias y sobre todo EL DOLOR FISICO, no hablo de un dolor soportable, me refiero a ese dolor paralizante que te corta la respiración y a su vez no puedes dejar de jadear para intentar paliar el dolor, ese dolor que ejerce presión sobre las raíces nerviosas raquídeas que lo sientes desde el glúteo y recorre toda la pierna hasta el final del pie y la entumece, ese dolor que no te deja estar sentada porque se hace insoportable, ese dolor que cuando andas te agota, que no te deja dormir, ese dolor que por más calmantes, antiinflamatorios, relajantes musculares, inyecciones y demás Opiáceos no cesa, ese dolor que te obliga a cambiar todos los aspectos de tu vida.

Ya han pasado tres meses desde el incidente fortuito, sé que se ha de distinguir entre dolor y sufrimiento, pero sigo reflexionando si el sufrimiento puede identificarse con el dolor cuando su causa es física.

No tengo palabras de agradecimiento para las personas que están a mi lado.

Mi hijo, por aguantarme lo insoportable que estoy, por su paciencia infinita, su ayuda en el más amplio sentido de la palabra pero sobre todo moral, compresión y su cariño.

A mi querido amigo Martín, que desde la distancia sus palabras me consuelan y siempre esta ahí.

Y por su puesto a mis gatitos, jamas pensé que un gato fuera capaz de percibir tu estado, desde que estoy así, no ha dejado de estar encima de mi almohada y apoyando sus patitas encima de mi cabeza, si el supiera como me consuela.

También agradezco el apoyo de las personas que desde un primer momento no entendieron mis quejas, pero mis razones tenia.

Comments are closed.